6to Encuentro Nacional de la Red Argentina del Paisaje

Patrimonio Natural Urbano

Arq. Yamil Assef Magister en Arquitectura del Paisaje
Nodo El Calafate

Desde el Nodo Calafate llevamos adelante, desde hace varios años, un concurso de jardines. Este proyecto surge como iniciativa de varios profesionales vinculados al Paisajismo con el objetivo de promover el embellecimiento de la ciudad buscando un Paisaje Sustentable desde la participación de los ciudadanos. A escala urbana los concursos de jardines cumplen una tarea de mucha importancia convirtiéndose en una práctica que promueve conciencia sobre el Patrimonio Natural Urbano, invitándonos a valorar y resignificar el Paisaje de nuestra localidad.

Este concurso se da en una localidad con características únicas, El Calafate es parte de un Producto Turístico mayor, el cual cuenta con El Parque Nacional los Glaciares como atractivo principal y Campos de Estancias como Área Intermedias, que separan por aproximadamente 80 kilómetros al Parque de la localidad, la cual, cumple el rol de Centro de Servicios. El Parque Nacional Los Glaciares está caracterizado por el Bosque Andino con precipitaciones que rondan los 5000 mm anuales mientras que El Calafate, a solo 80 kilómetros, en donde se lleva adelante el Concurso de Jardines, enfrenta el desafío de la Estepa Patagónica, fríos inviernos,  intensos vientos en verano y precipitaciones que pueden rondar apenas los 200 mm anuales. Este paisaje patagónico, de características únicas, define su identidad Paisajística en la magnitud de sus escenarios, la simpleza de sus elementos y la fuerza de sus contrastes.

Cuando hablamos de Patrimonio, por lo general, nuestra atención tiende a focalizar en lo “heredado”, en pensar en esos aspectos que por nuestra forma de significación, le damos la importancia suficiente para que sea importante conservar. En ciudades de mucha antigüedad o ciudades en donde las características del Paisaje son necesarias para asegurar nuestra calidad de vida, no hay dudas en  que la opción estricta de “Conservar lo heredado”, es el objetivo inmediato.

Este enfoque, al referirnos a la localidad de El Calafate nos ofrece una nueva perspectiva, ya que nuestro paisaje heredado, caracterizado por la estepa patagónica nos promueve a transformarlo en búsqueda de protección frente al viento, verde y colores para nuestros jardines, así como la necesidad de recrear en la manera de lo posible el paisaje que extrañamos  quienes hemos dejado nuestros lugares de origen para elegir vivir en la Patagonia. Esta acción de transformación forma parte de nuestra identidad y adquiere fundamental importancia en la conformación de nuestro “Patrimonio Futuro”.

Los concursos de Jardines representan el momento en donde intercambiamos diferentes formas de entender este diálogo entre lo  que heredamos y lo que creamos, entre lo silvestre y lo que transformamos. Como construcción cultural todas estas manifestaciones son parte de nuestra identidad paisajística y el Concurso de Jardines ofrece el momento en donde podemos reflexionar sobre nuestra manera de entender el paisaje, la ciudad en que deseamos vivir y la forma en que valoramos o resignificamos nuestro Patrimonio Natural.

Los concursos de Jardines nos invitan a expresarnos y a tomar un rol protagonista en la decisión  sobre, de qué manera la transformación del paisaje natural debe dialogar con lo existente, permitir nuestras prácticas sociales y resignificar el paisaje local.  Hablar de Paisaje nos compromete a involucrarnos en toda la complejidad y desafíos que una ciudad joven le toca superar. Y desde nuestro enfoque los cambios surgen desde la acción ciudadana, en cada pequeña acción.
En la organización del concurso de jardines existen diferentes categorías, los vecinos pueden inscribirse para participar con sus Patios internos, sus Jardines y Veredas públicas, esta última categoría es fundamental en el objetivo de involucrar a los ciudadanos con el Verde Público. La última categoría incorporada se llama “Jardín destacado del barrio”, esta categoría tiene como objetivo promover que los vecinos reconozcan jardines de valor significativo dentro de su barrio y que pueden sugerir su participación en el concurso

La experiencia año a año en los concursos muestra  que el interés en tener una ciudad más saludable y comprometida con el Patrimonio Natural está latente, cada participante se encarga de contagiar a sus vecinos y amigos. Cada año son más los inscriptos y el sentimiento en que colaboramos con nuestra ciudad sobrepasa la idea de que participamos en una competencia, la cual solo constituye una excusa. Cada pequeña acción en los distintos barrios adquiere una importancia fundamental al ayudar a compartir y comprender que entre todos estamos haciendo una ciudad más agradable para vivir.

 

Volver a INICIO